triptico-dibujo-1La Cruzada que inicia el 9 de septiembre, tiene el objetivo de “contribuir en la reducción de los índices y niveles de violencia contra la niñez en el país” afirmó José Ignacio Carreño, Director Ejecutivo de PROCOSI, organización, que en alianza con diversas instituciones públicas y privadas, dio origen a esta Cruzada.

El Programa de Coordinación en Salud Integral (PROCOSI), Visión Mundial Bolivia, Plan Internacional, OPS/OMS, ChildFund y la Fundación para el Periodismo, en el marco de la Cruzada, organizan un Foro Nacional y Mesas Temáticas que abordarán el problema de la violencia en sus diversas aristas. Estas actividades se desarrollarán el martes 9 de septiembre en el Hotel Radisson a partir de las 8:30 horas.

La Cruzada se sustenta en el hecho que estudios e investigaciones realizadas por organizaciones especializadas afirman que la violencia contra la niñez y adolescencia en América Latina y el Caribe ha llegado a adquirir proporciones epidémicas en la actualidad. Son seis millones los niños y niñas en Latinoamérica y el Caribe que sufren abusos severos, incluyendo abandono y explotación, y 80.000 niños y niñas menores de 18 años mueren todos los años por abuso de sus padres, destacó Franklin Santander. Gerente de Política Pública, Participación y Movilización de Visión Mundial Bolivia, organización parte de la Cruzada.

En el caso boliviano, señala Santander, que cuatro de cada diez estudiantes son víctimas de acoso escolar; cinco de cada diez son acosadores y seis de cada diez son espectadores. Esta información, relativa a casos de violencia en establecimientos educativos, señala que seis de cada diez estudiantes son y/o han sido víctimas de maltrato por parte de docentes.

Estudios realizados en más de 30 municipios del país mostraron que nueve de cada 10 niñas, niños o adolescentes son o han sido víctimas de alguna forma de violencia. El 56% de las madres justifica la violencia contra sus hijos e hijas, señalando que merecen castigo por causas atribuibles mayormente a la desobediencia de los hijos e hijas.

Según un recuento preliminar, de la Policía Nacional, de enero a noviembre de 2013, 189 niñas, niños y adolescentes fallecieron de forma sospechosa y violenta y 726 fueron víctimas de violencia sexual. Las mujeres entre 13 y 17 años son las más afectadas por todo tipo de delitos. En promedio, dos niños y niñas sufren violencia sexual por día, siendo los agresores en la mayor parte de los casos los hermanos, padres y tíos cuyas edades oscilan entre en 15 a 60 años. De la misma forma, el embarazo adolescente –gran parte debido a agresiones sexuales- demuestra un crecimiento en los indicadores y reportes.

“La violencia contra la niñez es la violación de los Derechos Humanos más frecuente en nuestra región y un obstáculo para el desarrollo. Además se constituye en un problema de salud pública, y tiene estrecha relación con los factores sociales, jurídico-legales y económicos, por lo que merece un abordaje integral e intersectorial en su visibilización, prevención y solución” expresó José Ignacio Carreño.

El 9 de septiembre en el marco del evento, también se presentarán a las y los Embajadores en la lucha contra la violencia hacia la niñez. “Serán periodistas destacados y con profundo compromiso hacia la niñez, quienes desde sus roles en los medios de información, aportarán en la causa común de la Cruzada que es reducir los índices violencia en niñas y niños” precisó Renán Estenssoro, Director Ejecutivo de la Fundación para el Periodismo, que es parte de esta Cruzada.

La Cruzada que tendrá una duración de tres años, al presente congrega a instancias gubernamentales, organizaciones sin fines de lucro, jóvenes voluntarios, líderes comunitarios y la propia sociedad civil, que emprenderán una serie de acciones sostenidas, para contribuir en la reducción de los niveles de violencia hacia niñas y niños.

La Cruzada es una oportunidad para contribuir a cambiar y romper esquemas, y tiene un elemento de movilización con un rol catalizador de cambios culturales y estructurales”, expresó el Director Ejecutivo de PROCOSI.

triptico-dibujo-4Continúa el apoyo a La Cruzada que se inició el 9 de septiembre del año pasado, la misma tiene el objetivo de “contribuir en la reducción de los índices y niveles de violencia contra la niñez en el país” afirmó José Ignacio Carreño, Director Ejecutivo de PROCOSI, organización, que en alianza con diversas instituciones públicas y privadas, dio origen a esta Cruzada.

El Programa de Coordinación en Salud Integral (PROCOSI), Visión Mundial Bolivia, Plan Internacional, Ayuda en Acción, ChildFund, APROSAR, CEMSE, Save the Children, PASOC, CEPAC, Lucerito, Fundación para el Periodismo y FOCA Santa Cruz, en el marco de la Cruzada, organizan un Foro Nacional y Mesas Temáticas en la ciudad de Santa Cruz, que abordarán el problema de la violencia en sus diversas aristas. Estas actividades se desarrollarán el martes 17 de noviembre, en el Salón Auditorio de la Universidad NUR, a partir de las 8:30 horas.

La Cruzada se sustenta en el hecho que estudios e investigaciones realizadas por organizaciones especializadas  afirman que la violencia contra la niñez y adolescencia en América Latina y el Caribe ha llegado a adquirir proporciones epidémicas en la actualidad. Son seis millones los niños y niñas en Latinoamérica y el Caribe que sufren abusos severos, incluyendo abandono y explotación, y 80.000 niños y niñas menores de 18 años mueren todos los años por abuso de sus padres, destacó Franklin Santander. Gerente de Política Pública, Participación y Movilización de Visión Mundial Bolivia, organización parte de la Cruzada.

Estudios realizados en más de 30 municipios del país mostraron que nueve de cada 10 niñas, niños o adolescentes son o han sido víctimas de alguna forma de violencia.  El 56% de las madres justifica la violencia contra sus hijos e hijas, señalando que merecen castigo por causas atribuibles mayormente a la desobediencia de los hijos e hijas.

Según un recuento preliminar, de la Policía Nacional, de enero a noviembre de 2013, 189 niñas, niños y adolescentes fallecieron de forma sospechosa y violenta y 726 fueron víctimas de violencia sexual. Las mujeres entre 13 y 17 años son las más afectadas por todo tipo de delitos. En promedio, dos niños y niñas sufren violencia sexual por día, siendo los agresores en la mayor parte de los casos los hermanos, padres y tíos cuyas edades oscilan entre en 15 a 60 años. De la misma forma, el embarazo adolescente –gran parte debido a agresiones sexuales- demuestra un crecimiento en los indicadores y reportes.

“La violencia contra la niñez  es la violación de los Derechos Humanos más frecuente en nuestra región y un obstáculo para el desarrollo. Además se constituye en un problema de salud pública, y tiene estrecha relación con los factores sociales, jurídico-legales y económicos, por lo que merece un abordaje integral e intersectorial en su visibilización, prevención y solución” expresó José Ignacio Carreño.

“La prevención y respuesta a la violencia y la explotación es esencial para poder asegurar los derechos de supervivencia, desarrollo y bienestar de la niñez. Llegar a las poblaciones más vulnerables y aisladas ayuda a garantizar la salud y bienestar de todos y es indispensable para cumplir con los logros de los ODM (Objetivos de Desarrollo del Milenio). Sin la garantía de un ambiente proteccionista para niños y niñas, estos no podrán prosperar en educación, su salud se verá comprometida y las desigualdades de género continuarán impactándolos negativamente” manifestaron ejecutivos de ChildFund Bolivia.

El 17 de noviembre, en el marco del evento, también se presentarán a las  y los Embajadores en la lucha contra la violencia hacia la niñez. “Serán periodistas destacados de Santa Cruz y con profundo compromiso hacia la niñez, quienes desde sus roles en los medios de información, aportarán en la causa común de la Cruzada que es reducir los índices violencia en niñas y niños” precisó Carreño.

La Cruzada que tendrá una duración de tres años, al presente congrega a instancias gubernamentales, organizaciones sin fines de lucro, jóvenes voluntarios, líderes comunitarios y la propia sociedad civil, que emprenderán una serie de acciones sostenidas, para contribuir en la reducción de los niveles de violencia hacia niñas y niños.

La Cruzada es una oportunidad para contribuir a cambiar y romper esquemas, y tiene un elemento de movilización con un rol catalizador de cambios culturales y estructurales”, expresó el Director Ejecutivo de PROCOSI.