Los medios masivos de información y su rol frente a la violencia contra la niñez

Expositora. Thania Sandoval. Jefa de Prensa ATB.

¿La presencia de la violencia contra la niñez en la agen- da mediática se constituye en un hecho favorable o desfavorable para la niñez?

cruzada-img-27Los participantes de la mesa consideran que la agenda mediática no debe enfocarse sólo en la violencia hacia los niños, sino llegar también a otros ámbitos. Consideran que es desfavorable porque hay un mal manejo de la cobertura y el bien es polemizar sobre el tema. Esto es favorable porque permite denunciar los hechos, pero también se considera desfavorable porque, a partir de que son hechos muy recurrentes de que tratan en los medios de comunicación, la población tiende a naturalizarlos al verlos como algo común y corriente.

Consideran los participantes que existe cobertura pero que tiene muchas falencias por parte de los periodistas porque no tiene un enfoque de los derechos de los niños, por falta de especialización de los periodistas para abordar estas temáticas. También consideran que existe una discriminación en los medios de comunicación donde no solamente en los periodistas sino también propietarios transponen a un tipo de intereses, y que por lo tanto muchas veces los contenidos puedes estar, si se quiere, perjudicados por tratamientos económicos y políticos. También cuestionan la responsabilidad social que tienen los medios de comunicación con relación al tema de la violencia contra los niños y apuntan que hay mucho que trabajar, y una formación ética debería permitir construir e interpelar las agendas que todos los días los medios de comunicación presentan en sus noticieros.

Una segunda pregunta es la referida a la cobertura informativa de violencia contra los niños: ¿se permite encubrir o transmitir los valores de patriarcalidad y el adultocentrismo?

cruzada-img-28Los participantes de la mesa consideran que en diferentes programas y medios incluso los periodistas tienden a utilizar términos adultos y que usualmente no se toman muy en cuenta en lo que piensan los niños. Por ejemplo, hacen referencia a la forma en que los periodistas o conductores de programas ridiculizan la voz a la hora de dirigirse a los niños. Proponen buscar diferentes maneras para difundir estos espacios, donde todos puedan participar; buscar maneras para plantear un nuevo análisis como informativos con la participación infantil, que sean los niños los que puedan decir lo que piensan, lo que sienten y los que les interesa de la sociedad.

Un ejemplo que ha sido ponderado es el de Eco Jóvenes, una agrupación que genera procesos de capacitación y que ha hecho sostenibles además este tipo de actividades proponiendo temáticas que son prioritarias para la niñez. Otro elemento que también se cuestiona es que sólo se hable de niños, pero no se dé paso a la visibilización de la niña; aunque en nuestras leyes y códigos se menciona niña, niño y adolescente. Pero generalmente se tiende a generalizar únicamente como niños. La tercera interrogante está referida a cuales deberían ser los criterios de calidad de estándares que deberían considerarla las/los periodistas al momento de realizar el tratamiento de noticias sobre violencia contra la niñez.

El grupo propone estándares de calidad de uso de distintas fuentes por los periodistas. Va más allá, por ejemplo, de imitar solamente al jefe policial que suele referirse al término de violencia con los mismos términos. Además, buscar otro tipo de fuentes para conocer más sobre este tipo de casos. También se sugiere que los periodistas deben conocer más a fondo los derechos de las niñas, los niños y los adolescentes para poder informar de forma correcta, informar también qué derechos se han vulnerado.

cruzada-img-29El grupo sugiere que sería interesante que se trabaje dentro de los medios de comunicación con un enfoque de los derechos y que se legitimice a los niños y niñas porque generalmente cuando se presenta una nota se tiene a deslegitimizar al menor víctima golpizas, de violaciones u otro tipo de delitos. Se piden evitar el enfoque amarillista y sensacionalista con el que se transmiten las notas cuidando los apelativos y los adjetivos al momento de informar. Es necesario enriquecer el contexto y ampliar el lugar de vulnerabilidad de los derechos en las ciudades y tratar de ver también que es lo que pasa en las áreas rurales en el campo. Por ejemplo, no tenemos idea de lo que estará pasando en San José de Chiquitos, Roboré, en el Chaco; los medios están muy enfocados a lo que pasa en la ciudad.

Por último, también se sugiere que una mayor empatía de los periodistas al momento de informar sobre este tipo de hechos, no sólo con los niños, sino con los padres, las familias de las víctimas. La cuarta interrogante está referida a si la cobertura noticiosa sobre la violencia contra la niñez se convirtió en una forma de visibilizar la violencia que sufren las niñas y niños.

El grupo participante considera que la cobertura de los medios de comunicación visibiliza la violencia pero a partir de mala manera o y que no contribuye a frenar la violencia. Entonces, lo que propone el grupo para los medios de comunicación es brindar informa- ción de cómo se debe prevenir la violencia. La quinta pregunta señala si es suficiente y pertinente la información con que cuentan las y los periodistas para realizar un periodismo con enfoque de derecho de la niñez.

La respuesta del grupo es no, la información con la que cuentan periodistas es insuficiente. Los periodistas afirman no saber catalogar la información. No tiene la formación suficiente. Nos olvidamos de cuáles son las causas para ese hecho y entre las causas está que los periodistas cada vez son más recios a la verdad. No buscan la verdad. Si la información de un delito cualquiera por ejemplo, una violación, una golpiza u otro de tipo de maltrato se presentara como delito el resultado en la sociedad sería diferente; se tipificaría como delito en función de determinado artículo y determinada norma vigente en el país. También se puede hacer hincapié en que el periodista no debería ser amarillista y no debe evadir la búsqueda de la verdad. La información nunca es suficiente afirma sobre el análisis, pero lamentablemente no todos los periodistas cuentan con los medios necesarios para contextualizar la información de la que disponen a través de algunas fuentes, como la policial. La pregunta número seis señala cuáles deberían ser los aspectos a tomar en cuenta por parte de los/las periodistas para efectuar el debido tratamiento informativo en el marco de los derechos de la niñez.

cruzada-img-30Los participantes del grupo consideran que hay que encarar con mucho cuidado el tema, sobre todo hay que tratar de ser éticos. Hay que trabajar en los programas para niños, en los contenidos de los informativos, cuidar el aspecto familiar y trabajar con la verdad. Algunos aportes adicionales indican la preocupación que existe por Internet, ahora que se plantea la posibilidad de que los niños tengan acceso a la red en las áreas rurales en un corto plazo. Los contenidos que van llegar a los niños sobre todo, los que tiene que ver con contenidos de sexo en algunas páginas de Internet pueden afectar su salud mental. Cómo se regulará este tipo de contenidos es una pregunta que se dejó planteada entre los participantes.

Otro tema tocado es que estamos invadidos por leyes, tenemos muchísimas y estoy segura de que la mayoría de los estamos aquí no las conocemos todas, y si las conocemos solamente por los títulos; pero lamentablemente no los contenidos ni los artículos y menos las sanciones que se deberían impartir a los que infrinjan las normas. Entre los participantes se pedía que se divulguen estas leyes para que toda la sociedad sepa qué delitos se cometen a diario contra los niños, niñas y adolescentes en nuestro país.

El grupo también sugiere abordar otro tipo de mecanismos de forma para contar este tipo de noticias y que no seamos conformistas con lo que recibimos de fuentes primarias (como la Policía y las defensorías de las ciudades). Finalmente, pensamos que se podrían mejorar los contenidos en los canales de televisión, las radios y otros medios, sobre todo otorgándoles normas de calidad para que en adelante los contenidos puedan de alguna forma garantizar el cumplimiento y la vigencia de los derechos de niñas, niños y adolescentes. Esos han sido algunos de los análisis que se han realizado en la mesa número uno sobre la cobertura de la violencia contra los niños.

Violencia contra la niñez en las escuelas

Expositora: Mónica Núñez, Responsable de Clubes ChildFund

cruzada-img-32En la Mesa hemos trabajado los temas de la violencia de la niñez en las escuelas, y hemos elaborado algunas líneas de acción para luchar con éstos. Hemos planteado sub mesas de trabajo en las que hemos analizado las causas de la violencia, sus consecuencias en las escuelas y como resultado de este análisis hemos formulado líneas de acción para luchar en las diferentes áreas del sistema educativo por reducir la violencia. La primera sub mesa ha planteado la sensibilización sobre el buen trato y mejorar y capacitar al personal sobre estrategias de disciplina. También ha propuesto sensibilización a los padres, que si bien se viene haciendo esto ahora, se deberían buscar otras estrategias para captar mayor participación de los padres. Por ejemplo, el pago del bono Juancito Pinto sería una buena oportunidad, ya que los padres acuden masivamente al colegio, para poner tener su presencia en estas actividades. También ha pensado en la sensibilización de estudiantes sobre las consecuencias del bullying y el acoso escolar y cualquier acto violento dentro de la escuela. Existe el planteamiento de formar una comunidad dentro la escuela que integre a maestros, padres de familia y estudiantes que cumplan el rol de vigilar el cumplimiento de las normas del buen trato dentro de la unidad educativa. Paralelamente a esto, crear brigadas de jóvenes para que impidan que se cometan actos de violencia dentro de las escuelas.

En cuanto a las acciones que la familia tomaría, según la sub mesa dos, serían promoción de la participación los padres de familia en las escuelas. Hemos analizado que hay poca participación de los padres de familia en las escuelas: delegan el rol de educar a sus hijos a las escuelas y las ven como espacios donde van a dejar a sus hijos y son los profesores los que tienen que inculcar valores y educación. También una estrategia para que haya mayor participación de los padres sería valorizar su participación en las actividades educativas, establecer un sistema de reconocimiento social para los padres. Otra forma de reducir la violencia en las escuelas sería integrar a los padres de familia en la elaboración de reglamentos educativos ya que muchas veces estos reglamentos también son violentos en algunos de sus castigos. La participación de los padres permitiría que haya un acuerdo sobre las normas que van a velar por la convivencia de estudiantes y de toda la comunidad educativa.

cruzada-img-33Asimismo, se ha planteado que se cree un sistema donde participen padres de organizaciones sociales y organizaciones estatales para controlar los medios. Existe mucha preocupación sobre la calidad de la información que llega libremente a los jóvenes; cargada de violencia en Internet, por ejemplo. Entonces, hay un planteamiento de que haya un sistema de control a estos medios de comunicación. Como alternativa tenemos la creación de espacios de diálogo dentro de las escuelas para la resolución de conflictos de la comunidad educativa en general, donde puedan acudir padres de familia, estudiantes y profesores para dar opciones de resoluciones de conflictos que no sean las tradicionales, que casi siempre son castigo o formas violentas. También, ya que vamos a involucrarnos tanto en este proceso, es necesario estrategias de difusión, normas sobre niños, niñas y adolescentes, principalmente el Código Niña, Niño y Adolescente. La tercera sub mesa ha planteado líneas de acción que debería tomar la escuela para la reducción de la violencia. Una de ellas sería la modificación del reglamento de faltas y de castigos. Otra forma de disminuir la violencia, especialmente en el área urbana, serían las cámaras de seguridad o sistemas de vigilancia en áreas donde generalmente se ejerce violencia en las escuelas. Otro tema a trabajar en las escuelas son los valores porque muchos consideran que el tema de los valores se ha ido perdiendo poco a poco en las escuelas y nue- vamente tocamos el tema del trabajo con los padres en las reuniones para promover el tema de cultura de paz.

La cuarta sub mesa ha trabajado el tema de líneas de acción de las autoridades educativas. Sus miembros piensan que las autoridades educativas, principalmente los directores, deberían ser parte de los procesos de sensibilización sobre el tema de violencia y ser los actores replicadores a los docentes que tienen bajo su cargo. También deberíamos implementar una cultura del buen trato en las instituciones educativas con la posibilidad de crear una escuela del buen trato similar a la escuela de padres y madres para promover este valor dentro las escuelas, y las escuelas deberían trabajar de manera cercana con instituciones que promueven derechos de los niñas, niños y adolescentes para estos puedan difundir sus derechos y los mecanismos de acción cuando existe vulneración de estos dere-chos. La quinta sub mesa ha formulado líneas de acción para las autoridades municipales: qué deberían hacer para luchar con esto. La quinta sub mesa ha considerado importante que los municipios deberían iniciar investigaciones sobre la realidad de las unidades educativas: definir qué problemas tienen y qué necesidades y cómo éstas influyen en hechos de violencia dentro de las escuelas. Deberían crear programas municipales de prevención de la violencia con la asignación de presupuestos suficientes, ya que, haciendo un análisis, se ha visto de que la mayor parte del presupuesto municipal va destinado a las escuelas en procesos de infraestructura, fortalecimiento del personal que atiende los SLIM. Las defensorías, una vez detectados estos casos de violencia, deberían actuar, estar sensibilizadas y tener conocimiento pleno de estos hechos.

cruzada-img-31También se debería capacitar a los docentes en temas de protección, detección y protocolos a seguir en casos de detección de violencia. El análisis ha concluido que muchas veces los profesores, al detectar un caso de violencia dentro de una escuela, no saben cómo actuar, no conocen los protocolos, a dónde acudir ni a que autoridades hacerlo. Entonces, es necesario que los profesores y todo el personal de las escuelas conozcan dónde acudir en esta situación. Es igualmente necesario crear un tema de atención integral municipal para los niños que son víctimas de violencia: una vez que estos hechos han sido detectados, cómo los vamos a atender y cuáles son las acciones que vamos a tomar, y de ser posible asignar psicólogos y trabajadores sociales en las unidades educativas para trabajar este tema. La sexta sub mesa ha trabajado líneas de acción para la sociedad civil, porque todos somos parte de este problema. La sociedad civil debería trabajar en espacios que identifiquen los problemas y los sectores donde surgen. Por ejemplo: falta de comunicación, desintegración familiar, pérdida de valores, pobreza y una serie de cosas. La sociedad civil debería exigir proce- sos de sensibilización a los padres de familia que son, consideramos nosotros, una parte fundamental de la sociedad.

Usar medios de comunicación para sensibilizar a la gente sobre esta problemática también es una línea de acción que debería tomar la sociedad civil; así como exigir políticas públicas de gobiernos departamentales y del gobierno central para luchar contra este problema. Se deben crear sistemas de compromiso de las instituciones públicas y privadas para que nos ayuden a sensibilizar a toda la comunidad sobre este tema, así como espacios deportivos y de arte que promuevan la cultura de paz y la convivencia feliz. Éstas son las conclusiones que hemos encontrado en la mesa en cuanto a temas de educación.

Violencia contra la niñez como factor de salud pública

Expositora: Dora Caballero. Oficial de Prevención y Control de Enfermedades No   Transmisibles
OPS/OMS Bolivia

cruzada-img-33El grupo trabajó con cuatro preguntas claves. La primera pregunta estaba referida a lo que se hizo y qué se hace hoy en el campo de la salud pública por la violencia en la niñez. Queríamos tener aquí un listado de situación sobre el quehacer en el Estado boliviano. La segunda pregunta fue si se conocen experiencias en salud pública y violencia en la niñez con resultados positivos. La idea era saber qué experiencias pudieran ser modelos o claves para poder replicarlas en un ámbito nacional. La tercera pregunta está referida a que cuales serían las causas más importantes de aparición de hechos de maltrato y violencia, para poder atenderlas. Y la cuarta pregunta es qué hacemos a partir de hoy, con este encuentro, con este intercambio de conocimientos que tenemos hoy. En ese sentido, este grupo se subdividió en cuatro sub grupos y a partir de eso entonces las siguientes conclusiones.

Respecto a la primera pregunta: qué se hizo y qué se hace hoy, hubo seguramente en el país muchas experiencias, muchos proyectos que pudieron dar resultados; sin embargo, el grupo habló de que son muy débiles las experiencias en el campo de la salud pública. Hay algunas experiencias importantes que se institucionalizaron, como todas las normas nacionales de atención y control de violencias que están a cargo del Ministerio de Salud en su aplicación. Otra experiencia que se nombró fue la incorporación de variables de maltrato y violencia en el Sistema Nacional de Información en Salud (SNIS), que existe hasta ahora y se sigue realizando a nivel nacional a partir del trabajo del Ministerio de Salud.

Se habló, sin embargo, también de que a partir de la existencia de estas normas y de la implementación de las mismas, pese a este avance, no se reconoce la atención y el abordaje de la salud pública en los tres niveles de complejidad del sistema. Como todos sa- bemos, existen servicios de primer, segundo y tercer nivel, que son hospitales de mayor complejidad. No se observa, de acuerdo a la conclusión del grupo, procesos de salud pública en esos espacios. Se habló además de que si bien la violencia en todos sus tipos existe desde tiempos inmemoriales, el modelo de actuación que se utiliza en este momento sigue siendo el tradicional, es decir que se aborda básicamente la atención al daño producido, y básicamente al daño físico o al daño biológico. Si hay una herida cortante se la detiene, pero no se está desarrollando en el marco de la disciplina que es la salud pública un abordaje de causas, un abordaje de consecuencias. Por ejemplo, la rehabilitación basada en la comunidad para la atención de la salud mental en los temas relacionados con violencia.

cruzada-img-32Se dijo también que aparentemente existe una asignación presupuestaria baja para estos temas en el sector público de salud. Por tanto, existen otras prioridades, con otros presupuestos en el marco de las acciones sanitarias. Se habló igualmente de que existen algunas campañas de promoción del buen trato; tenemos acceso a esa información: un plan nacional de buen trato producido a hace un par de años y que se está implementado. Sin embargo, la sensación en las personas que estuvieron participando desde las acciones de promoción es que no son muy evidentes en el corto plazo. Por otro lado, se menciona que no se conoce una política pública en el campo de la salud especialmente dirigida a estos temas, no dirigida solamente a la violencia en la niñez, sino en términos generales, no hay la política dentro el sector dirigida a la violencia.

Respecto a la pregunta dos: cuáles serían las experiencias en el campo de la salud pública, se habló de una experiencia interesante respecto a apoyo a municipios con una ONG que es Caritas, también se habló de CIES que está en Tarija trabajando con jóvenes capacitados y que son permanentemente capacitados sobre violencia en general. También mencionó la experiencia del SEDES La Paz. Como ustedes saben, es una instancia pública del Estado, es la autoridad máxima departamental en salud. Se nombró la elaboración de un Plan Departamental para la elaboración y control de violencia que se hizo conjuntamente con la Policía Boliviana también a nivel departamental. Y de una estrategia de atención integrada con múltiples actores, también en el departamento de La Paz, que en estos momentos está en proceso inicial en ejecución.

Sin embargo, el tema de política pública habría que rescatarlo porque lo consideramos importante y hace mención a una recomendación de la OMS acerca de trabajos y acciones integradas de diferentes actores, no solamente el sector salud, sino actores educativos, el sector judicial, policial y otros actores. Respecto a la pregunta tres, sobre las causas más importantes que llevan al tema de maltrato y violencia en la niñez, se habló de un tema multicausal: no podemos atribuir el maltrato solamente a que la familia era pobre o no tenía educación. Hubo otras variables en su conjunto de determinantes y de causas para llevar a esta situación. Se habló que una de las causas se relacionaba con la falta de conocimiento de las familias sobre el ejercicio de los derechos de las personas y de los niños. Se mencionó también como otra causa importante el tema sociocultural; las costumbres arraigadas, como que la letra con sangre entra, y en ese sentido se avala el maltrato y la violencia en la familia. Se habló también sobre los aspectos culturales que pueden ser factores tanto protectores como negativos.

Otro elemento importante tratado fue la falta de seguimiento a la aplicación de leyes, pues existen leyes como el Código Niña, Niño y Adolescente con atribuciones específicas para el sector salud. Sin embargo, la aplicación de artículos claves relacionado con este sector no siempre se cumplen por temor, por no in- volucrarse, por no considerar el tema como algo importante o por lo que socialmente se considera como tener tolerancia respecto a esto. Otra de las causas de la violencia son los factores económicos en las familias, la necesidad de que padres y padres estén trabajando y los niños estén en la casa solos, la falta de control sobre ellos. A partir de eso, se debe evitar el control sobre los comportamientos a través del maltrato.

Respecto a la última pregunta que hacemos: a partir de hoy, con este proceso que nos han dado, el grupo consideró básicamente la toma de conciencia no solamente en la comunidad, para afuera, sino también el servicio para adentro: médicos, enfermeras y personal de salud debería tomar conciencia sobre problemas de violencia y también desarrollar conciencia y apoyar a la sociedad en su conjunto.  Se mencionó que es importante sensibilizar en este sentido al personal de salud y estimular la denuncia por lo que se decía antes respecto a la violencia. Se habló también de desarrollar y fortalecer los servicios de primer y segundo nivel de complejidad para atender de manera integrada a la violencia. Se dijo que se debe fortalecer sistemas de información e investigación como, por ejemplo, la investigación de costos y beneficios relacionados con intervenciones en la lucha contra la violencia. También se habló de desarrollar temas de promoción y de prevención en el marco de la atención primaria de la salud; por ejemplo, es una estrategia que la asume el estado boliviano a través de la política SAFCI. Muchas gracias.

Gestión pública para la protección de la niñez

Expositor: Marcelo Rojas. Coordinador Proyecto GLEN. Visión Mundial Bolivia

cruzada-img-34Buenas tardes. La mesa comenzó con tres preguntas orientadoras. Principalmente, nos hemos preguntado qué podíamos hacer para implementar la voluntad política para tomar una decisión, y muy especial a nivel municipal, con el alcalde, con los concejales tanto de los municipios urbanos como rurales. ¿Será posible contar con los recursos públicos para luchar contra la violencia, de dónde tendrían que venir los recursos que necesitaríamos para eso, es necesario generar más leyes, qué debemos cambiar en este aspecto y cómo podríamos trabajar con la sociedad civil, es posible que los adultos cambien su actitud hacia los niños, niñas y adolescentes, cómo podríamos promover la participación de los niños, niñas y adolescentes en los espacios de toma de decisión, qué deberíamos hacer?

Hay una serie de posiciones en la mesa y voy a intentar resumirlas. Lo que primero que se ha dicho es que debe existir voluntad política para cambiar y que ya no exista violencia. Si los tomadores de decisión no cambian y no tienen voluntad política hacia este tema va ser muy difícil cambiar. Por tanto, hay que sensibilizar a los tomadores de decisión y capacitarlos, y no solamente a ellos sino también a las organizaciones sociales que también son tomadores de decisión en los municipios.

Los tomadores de decisión deben encarar la protección de la niñez en su jurisdicción y no esperar que otro nivel de gobierno lo haga. Es una responsabilidad y especialmente obligación del tomador de decisión estar informado y capacitado sobre el tema de violencia contra la niñez; ahora es necesario trabajar con un sentido de corresponsabilidad y no esperar todo del Estado. También nosotros, desde donde estamos, podríamos aportar cambiando de actitud. Los sectores deben comenzar a coordinar entre sí y hacer una planificación integral en diferentes temas a nivel municipal y departamental; van pon caminos diferentes en un mismo tema; entonces, esto hay que cambiar. Incluso en algunos departamentos donde la gobernación tiene un mismo color político que los municipios, hasta ahí es difícil la coordinación. Entonces, el tema es cómo hacemos que estos niveles de gobierno puedan coordinar.

Es importante normar partidas presupuestarias para apoyar los sistemas de protección, y que esas partidas presupuestarias obliguen a la inversión en la protección de la niñez. Por esto debería haber un porcentaje a la protección no importa de dónde venga, no interesa si en este caso viene una planificación indicativa desde el nivel nacional, y puede ser también una norma que se genere desde el mismo gobierno municipal. También hay que formular una tentativa de indicadores básicos para apoyar el trabajo de los gobiernos municipales: no saben de dónde parten y a dónde llegan, no saben qué niveles de violencia existen en los municipios y qué derechos son vulnerados, en que porcentajes son vulnerados y cómo el trabajo que realizan ha mejorado esos indicadores. No tienen los datos la mayoría de los 339 municipios, excepto los de ciudades capitales y otros municipios urbanos. La mayoría no tiene datos con los cuales trabajar.

cruzada-img-40Los gobiernos municipales deben hacer una medición de su desarrollo sobre la base de la planificación estratégica. No están acostumbrados los gobiernos municipales ni los alcaldes a utilizar y aprovechar la planificación estratégica para saber dónde van y qué tienen que hacer, cuál es su visión. Por ende, será misión de las instituciones que trabajamos en el tema municipal comenzar a machacar en la cabeza a los nuevos alcaldes, a las nuevas autoridades que van a venir el próximo año, para que cambien su forma de acción. Los gobiernos municipales deben tener datos para que las autoridades planifiquen y tomen decisiones acertadas e informadas; deben generar leyes coordinando con otros niveles de gobierno. Deben existir mecanismos de participación para que los niños, adolescentes y jóvenes puedan generar propuestas para luchar contra la violencia. Ellos no tienen dónde ir a plantear sus propuestas en la mayoría de los municipios del país. Es necesario sensibilizar a las autoridades para que abran estos mecanismos y promuevan esta participación, porque de otra forma los adultos no nos enteraremos cuáles son sus problemas, dónde está la violencia, en qué lugares los estudiantes de los colegios se tropiezan con pandillas juveniles. No lo sabemos porque no estamos en ese medio. Por eso es necesario que estos espacios se abran para que los jóvenes nos puedan decir y tomar decisiones.

Hay que fortalecer el control social para reducir la violencia contra la niñez. Durante todos estos años el control social se ha dedicado a averiguar en qué ha gastado la plata el Alcalde y no se ha dedicado a mirar cómo hemos mejorado nuestra calidad de vida y cómo ha mejorado la calidad de vida de los niños, niñas y adolescentes de los municipios. Es hora a que comience a hacer este trabajo, en temas de procesos de contratación. Las defensorías deben nutrirse de profesionales de calidad que tengan los insumos necesarios para trabajar y que los cargos estén institucionalizados para que no les estén sacando cada seis meses. En los municipios rurales, donde existe mayor violencia, contratan un técnico, está seis meses y contratan a otro; eso no debe continuar, si no, las cosas no van a cambiar. Por último, las competencias de niveles de gobierno ya están dadas. No es necesario que el gobierno nacional diga a los otros niveles de gobierno qué deben de hacer. Los municipios y los departamentos deben mirar sus competencias, deben estudiarlas y deben responder a partir de estas competencias los derechos que tienen los niños, niñas y adolescentes.

Sociedad, normas y prácticas culturales nocivas contra la niñez

Expositor: Mélaine Benassi. Observatorio de Trata de Personas. CECASEM

cruzada-img-35La primera pregunta era sobre si conocemos prácticas culturales que son nocivas y normas sociales que van en contra de la niñez. Puede ser algo que hemos visto: un niño miente y se le pone un huevo caliente en su boca o se hace pis en la cama y se le hace sentar en ladrillo caliente. Parece que las personas piensan que los niños reaccionan mejor al castigo, al dolor y la violencia que a las palabras. Estuvimos viendo que hay muchas prácticas así, y una de las propuestas es que tenemos dejar de lado el adultocentrismo. Eso quiere decir que debemos pasar por la educación de adultos, padres y niños. La educación de los padres muy difícil porque son adultos, y es muy costoso y pueden rechazarla; hemos vistos que pasa por los medios de comunicación, que tienen la responsabilidad de comunicar e informar de manera ética sobre el tema. También las juntas vecinales o escolares pueden hacer participar a los padres de familia y a los adultos en general para sepan lo que es delito, lo que se puede hacer o no.

Para los niños el problema es que la educación tiene que venir de la familia, pero justo se implementa la vio- lencia allí. Así que se puede enseñar en la escuela: un niño muy fácilmente asimila todo y luego puede replicar en su familia o por lo menos con sus compañeros y con sus amigos. Les enseñamos algo y pueden ser líderes y pueden replicar muy bien lo que le estamos diciendo. Ésa es una de las propuestas.

En Bolivia el alcoholismo es una práctica cultural que engloba a muchas, es decir que como hay alcoholismo se supone que hay otros tipos de violencia, y ojo que el alcoholismo no es el origen de la violencia, sino el agravante. Muchas personas de la mesa propusieron que haya un mejor control sobre el consumo excesivo del  alcohol, que haya una condena social mucho más fuerte de la que hay ahora, y que se muestren ejemplos en los eventos sociales. Puede ser que haya comunidades o familias ejemplares y se les puede dar incentivos para demostrar que se puede vivir sin alcoholismo y, se supone, sin violencia.

cruzada-img-41Además, se debe tener un mejor control sobre de los contenidos de los medios de comunicación. En Internet, tenemos que implementar un control parental que sea automático en las computadoras y que los medios de comunicación estén fiscalizados por el Ministerio de Comunicación. Se debe tener una diligencia acerca de lo que los niños y niñas pueden ver; esto es a partir de la responsabilidad de los medios de comunicación y que dejen de poner cosas de violencia sexual. Creemos que lo peor es la erotización de los niños: una niña no tiene que maquillarse. Tiene que respetarse eso de que hay pasos en la vida. Los niños no son adultos y mucho menos se puede erotizar su imagen. Entonces, también queremos que se escuche más a los niños y adolescentes, es decir, ellos mismos pueden ser líderes en su entorno, pero también se pude utilizar usar sus propios códigos, su lenguaje; lo que es el arte de la calle o cosas así. Para ellos es un modo de expresarse y comunicarse; no debemos pensar que es cosa de otro mundo, que nosotros los adultos no podemos utilizar ese medio.

La cultura en sus prácticas, las tradiciones, no tiene que ser una excusa para provocar violencia o incitar a la gente la práctica de la misma. Un compañero hablaba del tinku, que ahora en algunos lugares los niños pueden practicar el tinku, pero no es cierto. Ese tipo de violencia es cultural y normalmente son los adultos los que la practican y nunca lo hacen los niños. Pero sobres muchas cosas no se puede decir “es tradicional, dejaremos que pase”. El padrinazgo es tradicional, que una persona de área rural diga “le dejaré mi hijo a mi compadre o mi comadre para que lo lleve a la ciudad”. Ésas son las distorsiones culturales que no se pueden aceptar.

Se deben fortalecer los valores de la familia porque muchas veces los hijos mayores ya no son hijos mayores, son los papás ya que cuidan a los hijos menores, eso no es normal. Los padres tienen que asumir sus responsabilidades de padres y líderes de familia.

La segunda pregunta se formuló para saber cómo visibilizar la información generada en esa temática, si existe o no. No hay datos, no se sabe o se sabe mal y se comunica mal. Todos en la mesa han analizado que eso falta y tenemos que sensibilizar más a la gente de los medios de comunicación para que haya datos y que se comuniquen.

Sobre la tercera pregunta, para trabajar sobre la visibilización en el cambio de prácticas culturales nocivas, hemos concluido necesitamos más investigaciones, diagnósticos de lo que está pasando realmente porque, sin eso, no se puede cambiar nada. Los medios de comunicación tienen que favorecer las historias de

vida para comunicar más sobre la realidad de Bolivia en vez de poner telenovelas que ponen muchas imágenes de violencia o sexuales. Debemos trabajar con las redes sociales, no las digitales, sino la iglesia o la familia: entornos que tienen que ayudar al niño, a la niña y al adolescente a construirse mejor. Por eso, hacer campaña en familias y en comunidades, en lugares pequeños para que la sensibilización se haga de mejor manera.

Sobre la última pregunta, cómo podemos centrar el debate en los medios sobre el tema de las prácticas culturales nocivas, nosotros pensamos que tienen que haber una estrategia de información de educación en comunicación, es decir, involucrar a todos los medios, sean masivos o alternativos. La idea es llegar lo más lejos posible. En cada comunidad, en cada cantón tiene que tener acceso a todos los medios de comunicación, ya sean radiales o televisivos. Las empresas deben involucrarse en eso. Sobre la misma temática debe haber un control en la difusión de los programas, y obligar a los medios a lanzar programas de sensibilización sobre el tema de la violencia: hablar del tema de manera correcta en el tiempo adecuado. Lo que pedimos más a los medios de comunicación es tener más ética en su tratamiento de información, no culpar a la víctima ya sea un niño, una niña, un adolescente, una mujer por haberse vestido de tal manera y dar a entender que merece ser violada o decir que en la calle es normal que pasen cosas malas. Los medios de comunicación tienen que socializar mejor la información y culpar a los culpables, a los delincuentes, a las personas que violentan siempre. Muchas gracias.